top of page

Consejos

Consecuencias del uso zapatos de taco

El calzado de la mujer siempre va de la mano con la controversia; el problema es que todo lo que puedan tener de bonitos lo tienen de inicialmente de incómodos y poco saludables.


Para dominar el uso de tacones altos, e incluso a llevarlos con estilo, se aprende con la insistencia y con el paso de los años. Pero no hay tacón alto que no perjudique la salud de quien lo calza con frecuencia.


La principal causa de las afecciones que el zapato de taco genera, está asociado a la distribución del peso, con un calzado anatómico la parte delantera del pie y sobre todo el talón soporta el peso del cuerpo; con el uso de tacones elevamos la altura del talón, con ello la distribución del peso cambia: cuanto más alto es el tacón, más se carga la zona delantera.


De esta manera un calzado que pasa de los 3cms de altura en la parte posterior, hace que la mayor parte de presión se concentre sobre los dedos de los pies, lo que acabara causando problemas a quien lo use.


Además, es frecuente que el zapato de tacón alto sea abierto y de empeine bajo, lo que hace que muchas mujeres elijan una talla más pequeña de la habitual con el fin de que quede sujeto al pie. El zapato se fija mejor, sin duda, pero al encontrarse tan aprisionado aumenta la presión que reciben los pies.
Esta irregular distribución de los esfuerzos  del pie origina, además, una sobrecarga en el antepié, a lo que hay que añadir uñas encarnadas, callosidades, juanetes y dolores en la planta del pie.
Pero, de todos modos, el perjuicio más grave causado por los zapatos de mucho tacón es que rodillas y caderas se articulan  en semiflexión y cuando se intenta mantener estática la columna se produce una fuerte lordosis (excesiva curvatura del cuerpo) que derivará con el paso de tiempo en lumbalgias y artrosis vertebrales.
El uso de zapatos totalmente planos tampoco es recomendable, los zapatos del todo planos, ya que pueden provocar dolores musculares incluso desgarros.

 

 

 

press to zoom

Daños preocupantes

La combinación de tacón alto y calzado puntiagudo es una agresión a los pies y a las extremidades inferiores que puede provocar variadas patologías, muy molestas y dolorosas.

Algunas de ellas son:

• Juanetes o Hallux Valgus.
• Metatarsalgias o dolores en la planta del pie y en el antepié.
•  Deformidades de los dedos: dedos en garra y en martillo.
• Callosidades en el dorso de los dedos originados por el roce y la presión, callosidades entre los dedos, conocidos como  ojos de pollo.
• Sesamoiditis es inflamación de los huesos sesamoideos, pequeños huesecillos redondos situados debajo de la cabeza del primer metatarsiano.
• Inflamaciones del tendón de Aquiles por roce y por acortamiento del tendón, dolores a nivel de gemelos, e incluso dolores en rodillas provocados por la sobrecarga a la que se ven sometidas.
• La circulación venosa se deteriora, el bombeo de sangre no es adecuado y aparece hinchazón de pies, edemas y pequeñas varículas.
Estilos problemáticos
Los zapatos destinados al mercado femenino ofrecen estética, pero casi siempre dan al mismo tiempo, problemas en el pie. Veamos algunos casos y los probables daños que pueden ocurrir por su uso frecuente:
Bailarinas y zapatos extra planos:
• Tiene suelas finas y flexibles que no proporcionan  el soporte adecuado para el pie ni amortiguan eficazmente el impacto de las pisadas.
• Su uso frecuente puede producir dolor en el tendón de Aquiles, contracturas, calambres y dolor ene l arco plantar y en el talón.
• Es aconsejable no emplear este calzado para caminar mucho: mejor calzar un zapato con tacón de entre 2y4 cm.
• No está de más incorporar plantillas específicas para absorber el impacto de la pisada.

bottom of page